Post image for El queso oculto en la comida

El queso oculto en la comida

in Сomidas saludables

Consumir queso no como delicatesen, sino como un ingrediente en ciertas comidas es una de las causas del aumento de peso. Todo sobre cómo y por qué los fabricantes agregan queso a sus recetas.

La cultura del consumo de queso

Durante siglos, el queso fue un tipo de producto delicatesen: al desayuno se comía un pedazo pequeño de queso con pan y mantequilla y a la cena se servía como un delicioso complemento junto con una copa de vino. El queso era costoso, ya que fabricarlo tomaba hasta año y medio.

La cultura del queso moderna es lejana de las tradiciones: en el año 1970, un norteamericano promedio consumía 5 kg de queso anuales; en 1980, 8 kg; en 1990, 11.5 kg; en el año 2000 comía 14 kg, mientras que en el 2007, 15 kg(1). El queso dejó de ser una delicatesen para convertirse en un simple ingrediente.

James Kraft

El gigante de los alimentos Kraft es el fabricante de queso más grande en el mundo, el volumen de sus ventas es de 7.000 millones de dólares al año. Esta compañía fue fundada por James Kraft en el año 1912 y en un comienzo sólo producía queso(2).

En 1915, James obtuvo la fórmula para producir queso fundido al aumentar el período de conservación del producto (antes era de días, ahora de meses). Este descubrimiento cambió las dinámicas de la industria y lo hizo millonario. En 1960, Kraft creó la primera versión comercial del queso en rodajas.

La crisis de la industria de los lácteos

La campaña para disminuir el consumo de comida grasa, comenzó en los años ochenta y golpeó a la industria de los lácteos, disminuyendo los niveles de ventas en un 75%: de 94 a 22 litros por habitante al año(3). De hecho, los consumidores compraban sólo leche descremada (libre de grasa, desnatada).

Si una vaca antes producía de 5 a 6 litros de leche al día, una vaca de la época postindustrial produce de 23 a 25 litros diariamente. Por esto surgió la necesidad de producir productos con estas grandes cantidades de leche, así como con la grasa contenida en ésta.

Un poco de ciencia:

La intolerancia a la lactosa (el componente principal de la leche) se encuentra en el 20-30% de la población europea y en el 50-70% de los latinoamericanos.

La producción acelerada de queso

En el año 1985, la compañía Kraft inventó una nueva tecnología de fermentación rápida del queso, el proceso de preparación de éste pasó de durar meses enteros a unas cuantas horas. En el mismo año, grandes cantidades de leche que antes no era usada, fueron utilizadas para producir queso económico.

A su vez, el queso barato transformó la tecnología de la producción de alimentos. Si antes, para preparar una pizza, o cualquier producto congelado, se usaban cantidades mínimas de queso por su costo; la fabricación de queso económico propició el uso de grandes cantidades de éste como condimento.

¿Por qué nos gusta lo grasoso?

Los nutricionistas han aclarado que existe un “punto de saciedad” cuando se consumen productos dulces o salados, después del cual la pizza deja de ser rica. En el caso de la grasa no existe un punto límite. Entre más grasosa sea una comida, más deliciosa nos parece(4).

De hecho, el organismo no es capaz de determinar el contenido de grasa en la comida; en la mayoría de los casos, nosotros nos damos cuenta de que el producto es grasoso por el brillo característico. Por ejemplo, el queso no nos parece grasoso, a pesar de que este está compuesto en un 60% de grasa.

Recetas con queso oculto en la comida

A pesar de que a las personas inconscientemente les gusta el sabor de la grasa y la sensación que ésta produce, los constantes mensajes sobre los daños que causa han provocado que disminuya el consumo. El queso, el cual no parece grasoso, solucionó el problema de los fabricantes de alimentos.

La próxima vez que vaya al supermercado, ponga atención a la gran cantidad de productos de rápida preparación (comida rápida y productos refrigerados) que contienen queso. A las personas les gusta el sabor del queso y el hecho de que éste, así no lo veamos, contiene niveles altos de grasa.

Consejos prácticos

Evite consumir alimentos en los cuales el queso ha sido agregado como condimento (pan con queso, pasta con queso, lasaña y pizza); de igual forma, intente no usar queso rallado para preparar sus comidas. Recuerde que el queso, además de añadir un toque de sabor, añade muchas calorías.

Además, use su memoria histórica, un pequeño pedazo de un queso de calidad antes de comer, acelera la llegada del “punto de saciedad”, por lo que Usted comerá menos. Por otra parte, el queso libre de grasa tiene un efecto similar al queso común sobre los receptores, por lo que será igual de delicioso.

***

Agregar queso es uno de los métodos más simples para mejorar el sabor de casi todas las comidas; la razón es que a las personas inconscientemente les gusta la grasa. Sin embargo, el queso es un producto con altor nivel calórico y su consumo puede producir sobrepeso rápidamente.

Leer más:

Fuentes literarias:

  1. The USDA’s Conflict Over Cheese, source
  2. The Long, Strange History of Kraft Foods, source
  3. Milk, Wikipedia Article, source
  4. Salt Sugar Fat: How the Food Giants Hooked Us, source

Fecha de la primera publicación:

  • 3 de diciembre de 2013
Utilización de material:

  • © 2010-2014 FitSeven Network. Todos los derechos de dicha publicación pertenecen a “Fitseven” Ltda. La copia y difusión de dicho material son prohibidas sin un acuerdo previo por escrito. La ilustración se usa por acuerdo con la base de fotos Shutterstock.com