¿Con o sin esteroides? post image

¿Con o sin esteroides?

Los siete signos principales que nos permiten determinar si un atleta ha recurrido al uso de esteroides anabólicos para aumentar el volumen de su masa muscular.

1: Cambio abrupto en la figura

En teoría, es posible aumentar 10 kg de masa muscular en un par de meses sin usar esteroides. Sin embargo, en la práctica, esta cifra es alcanzada por adolescentes de 18 años que tienen altísimos niveles hormonales y que además se entrenan y alimentan intensivamente.

Si un hombre ha entrenado durante varios años y sólo de un momento a otro comienzan a hacerse evidentes cambios abruptos en su figura, es muy probable que esté mintiendo si dice que “todo se debe a mi nuevo programa de entrenamiento” o “todo es gracias a una nueva suplementación”.

2: Desproporción de la parte superior e inferior

La parte superior del cuerpo cuenta con más receptores sensibles a las hormonas sexuales que la parte inferior. Un par de ciclos de esteroides serán suficientes para que los músculos dorsales de la espalda, el trapecio y los hombros aumenten su tamaño. Sin embargo, las piernas crecen más lentamente.

Una espalda ancha y un trapecio desarrollado en contraste con pectorales y piernas débiles, puede significar una de dos cosas: o el atleta consume esteroides o esta persona entrena muy incorrectamente. Además, los esteroides actúan débilmente en los músculos del torso, con lo cual la cintura se conservará esbelta.

3: Discrepancia entre huesos y músculos

Es prácticamente imposible cambiar la estructura ósea en la edad adulta. Unos bíceps y cuádriceps muy grandes acompañados de muñecas y tobillos delgados es un signo de que la musculatura fue desarrollada, no con ayuda de entrenamiento, sino con ayuda de productos químicos.

Los músculos que han sido “nutridos” con esteroides, obligan a que se trabaje con un gran peso a levantar, lo cual puede provocar cargas excesivas en tendones y ligamentos, los cuales siguen siendo débiles aún si se consumen esteroides. Esto, sin dudas, conllevará a problemas en las articulaciones después de los 50 años.

4: Abdomen extraño

El uso de esteroides anabólicos, insulina y hormonas de crecimiento conlleva al aumento del volumen, no sólo de los tejidos musculares, sino también de los órganos internos. Al ser más grandes los órganos, éstos comienzan a presionar la pared abdominal, lo cual creará la sensación de un abdomen que sobresale.

Si el atleta cuenta con abdominales marcados y fuertes y al mismo tiempo éstos sobresalen hacia adelante, es muy probable que esta persona haya usado hormona de crecimiento sintética. Sin embargo, esto también puede significar que esta persona tiene depósitos de grasa visceral (alrededor de los órganos internos).

5: Acné

Es muy común que los altos niveles de testosterona produzcan alteraciones en el funcionamiento de las glándulas sebáceas, lo cual conlleva al aumento en las secreciones de grasa. Como resultado, aparecerán problemas de la piel y de acné. Este problema se hace evidente sobre todo en la espalda.

La aparición inesperada de acné en la edad adulta puede deberse a los altos niveles de estrés, a la baja calidad de la alimentación o al uso de esteroides. Si el problema de acné surge al mismo tiempo que el crecimiento muscular exagerado, éste es evidencia del uso de esteroides.

6: Cambios en la forma de las tetillas

Uno de los efectos secundarios del uso de hormonas sexuales de origen sintético es la “ginecomastia”: cambio en la forma de las tetillas, el cual se explica en el aumento del tejido mamario glandular. Un crecimiento exagerado del tamaño de las tetillas es evidencia visual de este fenómeno.

Si un cuerpo bien marcado y tonificado con abdominales de acero contrasta con tetillas grandes (como las de una persona con sobrepeso), existe un 95% de probabilidad de que esta persona haya recurrido al uso de esteroides. En el 5% de los casos, esto puede deberse a razones genéticas.

7: Estrías

El rápido crecimiento muscular provocado por el consumo de esteroides anabólicos muy a menudo propicia la aparición de estrías en la piel, ya que ésta no alcanza a adaptarse ni crecer al ritmo acelerado de los músculos bajo los efectos de los esteroides.

En personas que han adelgazado es común ver estrías en la región del abdomen y las caderas; mientras que en personas que han consumido esteroides, las regiones más afectadas son los bíceps y la parte superior de los pectorales. Si las estrías no van desapareciendo con el tiempo, la única solución es la cirugía plástica.

***

A pesar de que ninguno de los puntos expuestos anteriormente es capaz de dar absoluta certeza en un veredicto sobre el uso de esteroides, la incidencia en varios de los “signos” y/o “síntomas” de nuestra lista pueden mostrarnos quien esculpió un cuerpazo con ayuda de productos químicos.

Fecha de la primera publicación:

  • 20 de octubre de 2014

Añadir nuevo comentario: