¿Existen los somatotipos? post image

¿Existen los somatotipos?

Todo sobre la errónea teoría de los tipos de contextura corporal, los entrenamientos de fuerza y la rapidez para aumentar la masa muscular. ¿Por qué los somatotipos no existen?

El creador de la teoría de los somatotipos

El psicólogo norteamericano, William Herberts Sheldon es el creador de la teoría de los somatotipos. El objetivo central de su libro “Atlas of man” (“El atlas del hombre”) era encontrar un patrón entre las características psicológicas de los individuos (su comportamiento) y su contextura corporal.

Sin embargo, en los años setenta se comprobó que esta teoría no era verídica y que la contextura corporal no determina las características físicas ni mentales de las personas(1). Así mismo, la teoría sobre los entrenamientos de fuerza moderna también carece de pruebas.

¿Qué es un somatotipo?

La teoría de Sheldon afirma que en todas las personas están presentes los tres somatotipos al mismo tiempo: endomorfo, mesomorfo y ectomorfo. Sin embargo, pueden manifestarte físicamente sólo un somatotipo o varios al mismo tiempo. El autor de dicha teoría describió más de 200 grados y combinaciones de somatotipos.

La contextura de cada persona era codificada con 3 cifras (en el orden endo, meso y ectomorfo), cada una de las cuales variaba del 1 al 7 dependiendo de la escala. Las primeras investigaciones del científico demostraron que no existen somatotipos “puros” y que las combinaciones más comunes son “4-4-3”, “3-3-4” y “3-5-2”(2).

Fotografías de estudiantes desnudos

Los estudios de Sheldon y “El Atlas del hombre” se fundamentaban en el análisis de fotografías de estudiantes desnudos. Después de publicar su libro, los estudiantes expresaron no tener idea de la existencia de las fotos y no haber consentido la publicación de las mismas.

El trabajo de Sheldon fue criticado cruelmente, pues estos eran estudiantes de universidades tan prestigiosas como Harvard, Princeton y Yale. Además, Sheldon no pudo publicar la segunda parte de su obra “El Atlas de la mujer” (“Atlas of woman”), el cual contenía fotos de mujeres desnudas(3).

La teoría de los somatotipos

Con el pasar de los años se aclaró que dicha teoría era usada por los nazis para seleccionar dividiendo a los hombres “de raza superior” de los “de raza inferior”(3). La sociedad científica de la época comenzó a tildar a Sheldon de racista, pues sus prácticas pretendían clasificar a los estudiantes más inteligentes de los menos.

Más tarde, la asistente de Sheldon, quien lo ayudó en la época en que éste escribía su libro, confesó que el doctor falsificó los resultados y que éste negó la existencia de otras contexturas corporales que no encajaban en su teoría. La reputación de Sheldon y la teoría misma de los somatotipos fueron destruidas.

La influencia de los estereotipos

Otras investigaciones posteriores de psicólogos aseguran que Sheldon forjó los estereotipos de la sociedad occidental: los esbeltos eran considerados más aristocráticos y elegantes, los gordos eran clasificados como inteligentes y educados, mientras que los “musculosos” eran considerados como poco intelectuales.

La influencia de dichos estereotipos era común en todas las esferas de la sociedad: en las escuelas, las profesoras generalmente preferían a “gordos” y esbeltos (“inteligentes”) y no a los deportistas (“con pocas capacidades intelectuales”). Nadie creía que un niño con sobrepeso pudiera tener éxito en algún deporte.

Los somatotipos y el crecimiento muscular

Los últimos estudios arrojaron como resultado que el p-ratio (velocidad de absorción de la proteína por las fibras musculares), la velocidad del metabolismo y de la eliminación de toxinas son los factores que influyen en el crecimiento muscular(4). Ni la estatura de las personas, ni su estructura ósea juegan un papel relevante.

Es importante entender que la teoría de los somatotipos, en un principio, no tenía ninguna relación con los entrenamientos de fuerza; esta teoría buscaba encontrar alguna relación entre la contextura corporal y el carácter. Hacia la década de los setenta ya era claro que no existía una relación directa entre ambos factores.

¿Cómo hacer que los músculos crezcan?

A menudo, las personas obesas creen serlo por tendencia genética, pero no siempre es así. Al clasificarse equivocadamente como “endomorfos”, estas personas limitan su consumo de calorías al máximo, aumentan sus ejercicios cardiovasculares en su intento por quemar grasa y ganar masa muscular al mismo tiempo.

En realidad, el sobrepeso de estas personas puede deberse, no a su “tendencia”, sino a su alimentación. Por otro lado, la estrategia de entrenamientos más indicada para una persona de tendencia delgada “ectomorfo” es disminuir el cardio, hacer entrenamientos de fuerza (no todos los días) y aumentar su consumo calórico.

***

La teoría de la relación de la contextura corporal y los entrenamientos no tiene un fundamento científico. La estructura ósea tampoco influye en la velocidad a la que los músculos crecen ni a la que se queman grasas; influyen sólo el metabolismo, el estilo de vida y los entrenamientos. Los somatotipos, en sí, no existen.

Fuentes literarias:

  1. Men and Their Bodies: The Relationship between Body Type and Behavior, source
  2. Somatotype and constitutional psychology, source
  3. The Great Ivy League Nude Posture Photo Scandal, source
  4. Calorie Partitioning: Part 1, source

Fecha de la primera publicación:

  • 11 de junio de 2014

Añadir nuevo comentario: