Historia de los esteroides post image

Historia de los esteroides

La historia del descubrimiento de la testosterona por científicos nazis, el consumo de esteroides anabólicos en el deporte profesional y cómo la propagación del sida difundió su uso.

El descubrimiento de la testosterona

Oficialmente, la historia de los esteroides comenzó en el año 1939, cuando el químico alemán Adolf Butenandt logró obtener 15 mg de la hormona sexual masculina andrógeno de más de 10 mil litros de orina. En el año 1934, él sintetizó artificialmente esta hormona(1).

Durante los cinco años siguientes, los científicos, que eran patrocinados por compañías farmacéuticas, hallaron una hormona más fuerte y la llamaron testosterona. Rápidamente ellos pudieron sintetizar artificialmente esta hormona, por lo que recibieron el Premio Nobel en el año 1939.

¿Qué son los esteroides anabólicos, cómo influyen en el crecimiento muscular, cuáles son sus ventajas y desventajas? ¿Existen los anabólicos naturales?

Los esteroides sintéticos

El nombre “testosterona” etimológicamente viene de las palabras “testículos”, “esterol” y “hormona”, esta palabra fue propuesta por Butenandt y su colega Leopold Ruzicka. El esterol es una sustancia muy similar al colesterol y perteneciente al grupo de los esteroides.

En un principio, los científicos no entendían completamente cuál era la función concreta de esta nueva hormona. Ellos consideraban que la testosterona era la hormona masculina de la fuerza y la juventud, pero no suponían la función fundamental de la testosterona en el crecimiento muscular.

Los esteroides en la Alemania Nazi

El gobierno nazi obligó a Butenandt y Ruzicka a rechazar el Premio Nobel por el descubrimiento de la testosterona, probablemente se consideraba que otros pueblos no tenían derecho a juzgar el éxito de científicos del Gran Reich. Sin embargo, Butenandt y Ruzicka continuaron sus trabajos de investigación.

Según algunas fuentes, los soldados alemanes recibían dosis de testosterona para aumentar su agresividad y los campos de concentración se convirtieron en “laboratorios” para experimentar con ésta en humanos. Se ha confirmado que el médico de Adolf Hitler le recetaba inyecciones de testosterona(2).

Los atletas del bloque soviético

Después de la caída del Tercer Reich, la Unión Soviética mostró interés por la nueva hormona y encontró que la testosterona aumenta la masa muscular y fuerza de los atletas. La URSS y los países del bloque oriental usaban la testosterona para sus deportistas, en especial los de alto rendimiento(4).

La respuesta del bloque occidental no se hizo esperar, el doctor John Ziegler, quien trabajaba con el equipo olímpico de Estados Unidos, obtuvo un análogo de la testosterona que tenía menos efectos secundarios: la metandrostenolona, la cual recibió el nombre comercial de Dianabol.

Los esteroides en Estados Unidos

En el año 1958, la asociación americana Food and Drug Administration (FDA) registró el nuevo medicamento de la compañía Ciba Pharmaceuticals para curar personas con quemaduras y adultos mayores: el Dianabol(5). Este fármaco era vendido en las farmacias (droguerías) sin receta médica.

Sólo 20 años después, en el año 1976, comenzaron a hacerse los primeros análisis sobre el consumo de esteroides anabólicos en deportistas profesionales. Sin embargo, durante este tiempo, en el mercado aparecieron más de 40 análogos de la testosterona y el dianabol: danabol, nerobol, naposim, DBOL, etc.

La epidemia del SIDA

El consumo de esteroides se pasó del deporte profesional y los fisiculturistas a la cultura del fitness en Norteamérica en los años ochenta, esto debido a la propagación del sida. En esta época, los esteroides se vendían ya en las droguerías, pero con receta médica.

El sida provoca una abrupta pérdida de peso (sobre todo de masa muscular), por lo que el portante del virus necesita inyecciones de testosterona para mantener su peso. De hecho, el uso de esteroides y la constante actividad física eran parte de la terapia contra el sida en los años ochenta.

¿Por qué son prohibidos los esteroides?

El consumo de esteroides, durante los años de su existencia, ha estado sustentado por razones serias: el deseo de ganar competencias deportivas sin importar los efectos negativos que esto pueda tener sobre los atletas, o para combatir los efectos de una enfermedad mortal.

El uso de esteroides no era relacionado a la posibilidad de moldear un cuerpo ideal, el primer artículo científico sobre los daños que provocan los esteroides fue publicado en el año 1993(6). Rápidamente se prohibió la distribución de dicho producto en muchos países para cuidar la salud de las personas.

***

Durante décadas, los análogos sintéticos de la hormona sexual masculina testosterona, la cual fue descubierta por científicos de la Alemania Nazi, eran de libre distribución. La prohibición masiva de dicho producto comenzó en la década de los noventa, cuando se descubrieron sus efectos secundarios.

Fuentes literarias:

  1. ‘The history of synthetic testosterone’, Hoberman JM, Yesalis CE, source
  2.  ’Anabolic Steroids and the Athlete’, Taylor, William N.
  3. ‘Pres. Kennedy’s Health Secrets’, The NewsHour with Jim Lehrer transcript
  4. Soviet Doping Widespread: Athletes Had Secret Lab Near Seoul, source
  5. ‘The Man Behind the Juice’, source
  6. ‘Biceps in a bottle’, Deacon, James

Añadir nuevo comentario: