Somatotipos corporales post image

Somatotipos corporales

El tipo de contextura corporal, que viene dado por naturaleza y genética, define en muchos aspectos qué tan fácil o difícil es cambiar la figura ¿Cómo definir su somatotipo?

El entrenamiento para los diferentes somatotipos

Se considera que todas las personas, desde su nacimiento, pertenecen a uno de los tres tipos de contextura corporal: mesomorfo, ectomorfo o endomorfo. De esto dependen los rasgos físicos de las personas y, aún más, sus logros deportivos.

Desde luego, gracias a los entrenamientos de muchos años y una alimentación controlada, Usted puede cambiar su somatotipo “propio” y pasar de ser un delgado adolescente a un atleta. Sin embargo, mucho depende de las tendencias dadas por la naturaleza y la genética.

¿Cómo estructurar correctamente una rutina efectiva de entrenamiento? Tips para una buena rutina.

¿Cómo definir cuál es su somatotipo?

Las personas tienen dificultad para definir su somatotipo pues encuentran características de varios al mismo tiempo. El autor de la teoría de los somatotipos, Willian Sheldon consideraba que no existen las contexturas “puras”, es así como puede haber “mesomorfos obesos” o “endomorfos delgados”.

Para definir correctamente su tipo de somatotipo, primero debe recordar su capacidad para aumentar de peso en la infancia: es importante entender si Usted fue un niño “relleno” o muy “flaco”, la figura a los 30 años nos dice muy poco acerca de su naturaleza y genética.

Ectomorfo / Mesomorfo / Endomorfo

Ectomorfos – los flacos por naturaleza

  • Brazos delgados y largos
  • Hombro y caja torácica angostos
  • Poca fuerza
  • Poco nivel de grasa subcutánea
  • Metabolismo rápido

Los ectomorfos prácticamente no tienen grasa bajo la piel, tampoco tienen músculos. El aumento de cada kilogramo de masa muscular se da con mucha dificultad y una pausa en las rutinas de ejercicios se evidencia con una rápida pérdida del peso que se ganó con trabajo de varios meses.

Estrategia de entrenamiento para ectomorfos: hacer ejercicio poco tiempo pero de modo muy intensivo (no más de 45 min, tres veces por semana), hacer mínimo de cardio. Alimentación: aumentar la cantidad diaria de calorías, consumir de 1,5 a 2 gr de proteína por cada kg de peso, muchos carbohidratos.

Mesomorfos – los acuerpados atletas

  • Hombros y caja torácica ancha
  • Metabolismo rápido
  • Fuertes
  • Rápido crecimiento muscular debido al entrenamiento
  • Deseo constante de estar en movimiento

Los mesomorfos son atléticos por naturaleza, son propensos a llevar una vida deportiva desde el nacimiento. Es importante saber que, sin ejercicio o con malos hábitos alimenticios constantes, estas personas tienden a acumular sobrepeso.

Estrategia de entrenamiento para mesomorfos: cualquier tipo de entrenamiento le sirve, lo importante es ser constante y no olvidar ir al gimnasio 2 o 3 veces por semana. Alimentación: es importante recordar que una dieta excesiva en carbohidratos puede llevarles a acumular grasa subcutánea.

Endomorfos – con tendencias a acumular grasa

  • Estructura ósea y extremidades gruesas
  • Brazos y piernas cortos, cintura y cadera anchas
  • Metabolismo lento
  • Poca fuerza
  • Acumulan grasa

Es uno de los somatotipos más común. Las personas pertenecientes a este tipo de contextura corporal tienden a acumular grasa rápidamente, pues tienen un metabolismo lento. Sólo la dieta y el entrenamiento constante son capaces de darles a estas personas un cuerpo “seco” y con relieve.

Estrategia de entrenamiento para endomorfos: hacer ejercicio a menudo (con mucho cardio y ejercicios básicos para acelerar el metabolismo). Alimentación: dieta con muchas proteínas, pocos carbohidratos, excluir por completo los azúcares y las harinas.

***

Nuestra estrategia de alimentación y entrenamiento debe depender en gran porcentaje del tipo de contextura corporal (somatotipo) al que pertenecemos, de esto dependerá que podamos “moldear” una figura atlética. Es importante recordar que no existen personas con somatotipos “puros”.

Añadir nuevo comentario: