Dependencia al azúcar post image

Dependencia al azúcar

Los siete pasos principales para luchar contra la dependencia al azúcar. Todo sobre cómo aprender a controlar los antojos por lo dulce y empezar a sentir indiferencia.

1: Negarse a lo dulce es un proceso

Lo primero es prepararse y aceptar que aprender a rechazar lo dulce es un proceso; no es cuestión de tomar la decisión y ya. Usted debe entender que necesitará aproximadamente de un mes para aprender a vivir tranquilamente sin azúcar y permitirse comer algo dulce de vez en cuando sin excederse ni descontrolarse.

Recuerde que el azúcar crea adicción de forma directa: dependencia física y emocional. La buena noticia consiste en que las raíces de dicha dependencia no son profundas y no es tan complicado “cortarlas” (en comparación con otras adicciones como el alcohol y la nicotina).

2: Evite las fuentes directas de azúcar

El primer escalón para dejar de consumir azúcar es sacar de nuestra dieta productos que contengan azucares en forma pura: mermeladas, bebidas gaseosas, zumos en paquetes, chocolates y dulces. Recuerde que, incluso el Powerade contiene grandes cantidades de azúcar.

De hecho, no es necesario que evite las frutas y otras fuentes de carbohidratos simples (la patata por ejemplo); es importante no confundir la restricción a la hora de consumir azúcar con las dietas bajas en carbohidratos. Dejar de consumir azúcar tiene el objetivo de mejorar la salud, no de adelgazar.

3: Luche contra su adicción

Si los primeros días usted no deja de pensar en sus deseos de comer algo dulce y todos sus sentidos están concentrados en ello; tome una ducha con agua caliente o salga a pasear. Lo ideal sería que saliese a trotar durante 20 minutos.

En esos momentos, usted está siendo víctima de la dependencia física; por eso, es importante que le enseñe a su cuerpo a funcionar sin energía “fácil” (azúcar). Trotar, correr o cualquier actividad aeróbica son métodos que le ayudarán a alcanzar este objetivo.

4: No consuma sustitutos de azúcar

La fructosa, la cual era llamada durante largo tiempo “azúcar dietética”, resultó ser aún más dañina: en sí, el organismo convierte su energía inmediatamente en depósitos de grasa. Los beneficios de la stevia y otros edulcorantes “naturales” están rodeados de dudas e incógnitas.

Además, recuerde que estará oponiéndose a una adicción química: no hay necesidad de recordarle a su organismo qué es el azúcar, consumiendo productos muy dulces. En el peor de los casos, es mejor tomar un café con azúcar que con sustitutos de azúcar u otros edulcorantes.

5: Retire los productos dulces de la vista

Un paso importante en su lucha contra esta adicción es revisar en su casa los productos que contienen azúcar. No compre nada azucarado para guardar en su cocina ni mantenga dulces ahí. Si usted no es capaz de tomar té sin azúcar, tómelo con un poco de miel. El café tómelo con leche.

Reemplace las tortas y los postres por frutas, niéguese por completo a los cereales dulces y dé preferencia a los zumos de frutas o vegetales naturales, restrinja el consumo de embutidos y alimentos congelados. Siga las siete reglas principales de una alimentación saludable.

6: Aprenda a detectar el azúcar “oculta”

El último escalón en su lucha será negarse al consumo de alimentos que contienen “azúcar oculta”, es decir, alimentos que al parecer no tienen azúcar, pero que en realidad si la tienen. En primer lugar, las salsas, al igual que los embutidos y otros ingredientes de las comidas rápidas.

Aprenda a leer las tablas de contenido nutricional en los empaques de cada producto; también tenga presente los sinónimos que pueden usar los fabricantes para denominar el azúcar: fructosa, jarabe de fructosa, glucosa, maltodextrina, dextrosa, sacarosa, néctar de agave, etc.

7: Cambie su relación hacia lo dulce

Ya que es imposible llevar a cero el consumo de productos con azúcar o carbohidratos simples, es importante aprender a relacionarse tranquilamente con su uso. Es importante que usted no vea los productos dulces como un estimulante o premio, véalos como si fuesen “un veneno leve”.

No pasará nada malo si usted come una naranja o si toma una taza de café con azúcar; sin embargo, esto es diferente a comer barras enteras de chocolate. Recuerde que en sí, el azúcar no es dañino, lo es su consumo en grandes cantidades.

***

En su lucha contra la dependencia al azúcar, es importante recordar que el azúcar en sí no es dañino, lo es su consumo excesivo. La única manera de vencer esta adicción es cambiar su relación hacia los productos dulces para que usted empiece a ser indiferente con estos productos.

Fecha de la primera publicación:

  • 15 de octubre de 2014

Añadir nuevo comentario: