Dieta más absurda post image

Dieta más absurda

La razón por la que las dietas de Montignac y Adamo, dieta de piña, la teoría de la alimentación disociada y alimentarse según el grupo sanguíneo carecen de sentido.

La dieta mágica

Por un lado, existe una gran cantidad de dietas que carecen de todo sentido, en las cuales nadie podría creer: “la dieta cuadrada”, la cual permite comer sólo comida de forma cuadrada, o “la dieta solar”, la que recomienda comer sólo cuando hace sol.

Por otro lado, muchas personas están convencidas de la efectividad de dietas que no tienen ningún sentido, como las anteriormente nombradas, y que sin embargo los especialistas siguen recomendando, como la dieta de Montignac, la dieta por grupo sanguíneo o la teoría de la dieta disociada y otras.

La clasificación de las dietas, descripción las de ventajas y desventajas de cada una. Guía de dietas.

Dieta Adamo: alimentación por grupo sanguíneo

La idea de que las personas con diferentes grupos sanguíneos pueden asimilar la comida de forma diferente fue publicada en el año 1997 por el autor norteamericano Peter D,Adamo en su libro Eat Right 4 Your Type. Es importante mencionar que no existen pruebas científicas de esta teoría.

En realidad, para crear una dieta conforme a su genética, sería necesario hacer el análisis de por lo menos 60 genes concretos. Dividir a las personas por grupos de sangre es sólo una salida fácil a este problema, por lo que estas recomendaciones carecen de valor práctico(1).

Dieta Shelton: dieta disociada

La teoría de la alimentación disociada (food combining, trophology) fue elaborada en la década de 1920 por Willian Howard Hay, y fue Herbert M. Shelton quien la popularizó con sus libros, los cuales se empezaron a publicar a partir del año 1996.

La única investigación con fundamento científico que analizó esta dieta, demostró que las afirmaciones sobre los beneficios de la alimentación disociada son erróneas(2). Además, un grupo de médicos y nutricionistas profesionales han mencionado en repetidas ocasiones que esta dieta es inútil.

Dieta de Montignac: indicador glicémico

Michel Montignac publicó en el año 1987 un libro dedicado por completo al estudio de esta dieta “Je mange donc je maigriss”. Esta dieta se fundamenta en la teoría del indicador glicémico de la comida (GI) y en la división de los carbohidratos en “buenos” y “malos”.

Los especialistas han mencionado que el autor se equivoca al igualar el problema del sobrepeso con el  de la hipersensibilidad a la insulina. Además, la teoría del indicador glicémico no es simple: se debe tener en cuenta no sólo el tipo de carbohidrato, sino su cantidad y su combinación con otros productos.

Dieta de piña: ¿Qué comer para adelgazar?

En esta categoría se pueden incluir a todas las dietas que prometen adelgazar consumiendo productos de “cantidad calórica negativa”. Es común que la piña, el rábano, la toronja (el pomelo), el limón, la manzana, el brócoli y la lechuga aparezcan en la lista de este tipo de productos alimenticios.

Siendo más claros, en la naturaleza realmente existen productos con contenido calórico negativo: el hielo, ya que el agua no contiene calorías, sin embargo, el cuerpo gasta energía para derretirlo; pero es absurda la idea de que consumiendo un producto se pueda quemar grasa.

Dieta “no comer después de las seis”

La teoría de que se puede comer lo que sea hasta la hora del almuerzo (comida), ya que estas calorías alcanzan a ser quemadas, y que después de las seis se debe pasar hambre para no subir de peso en la noche es otro mito. Nuestro metabolismo tiene ciclos de varios días, y la comida se digiere poco a poco.

Es obvio, que comer un pastel por la mañana es lo mismo que ingerirlo en la tarde o en la noche; No es tan importante la hora a la que se come, como lo es la cantidad de lo que se consume. Esto no excluye el hecho de que comer mucho en la noche sea malo, pero por otras razones.

¿Por qué estas dietas funcionan?

Usted encontrará con facilidad comentarios positivos de aquellas personas que pudieron bajar de peso y adelgazar con ayuda de las dietas de Montignac, o de Shelton; aunque según nuestras explicaciones, éstas no deben ser efectivas. La verdad es que estas personas sólo mejoraron sus hábitos alimenticios.

Por más absurda y sinsentido que sea una dieta, las personas se vuelven más responsables y conscientes de lo que comen y adelgazan como resultado de una alimentación sana o por la disminución de la cantidad de calorías que consumen, y no porque la dieta sea mágica.

***

Las populares dietas de Montignac y la teoría de la alimentación disociada no son más que un intento para obligar a las personas a alimentarse mejor; sin embargo, estas dietas carecen de valor científico. Las personas adelgazan sólo por haber mejorado sus hábitos alimenticios, y de ahí los resultados.

Fuentes literarias:

  1. Blood type diet, source
  2. Similar weight loss with low-energy food combining or balanced diets, source
  3. Montignac diet: Scientific studies, source
  4. Negative calorie food, source

Añadir nuevo comentario: