Los cereales de azúcar post image

Los cereales de azúcar

Los cereales y el musli, los cuales se componen en un 50% de azúcar, causan sobrepeso. La tabla de los valores nutricionales y calorías fue pensada para luchar con este fenómeno.

La alimentación antes los refrigeradores

Una mañana típica en Estados Unidos en el siglo XIX, comenzaba con huevos fritos, salchichas y tocino (bacon): en pocos minutos se consumían alimentos ricos en grasa y varias dosis de sal. Sin embargo, no se hablaba de lo perjudicial que podía ser esta comida, pues no había más alternativas.

Los refrigeradores, neveras y frigoríficos industriales, surgieron a principios del siglo XX y se usaban para el transporte de frutas; los modelos caseros empezaron a venderse en los años 20. La posibilidad de guardar alimentos en casa transformó los hábitos alimenticios de la sociedad.

Una alternativa “saludable” frente a la grasa

A comienzos de los años treinta el consumidor sabía que un desayuno grasoso causaba pesadez estomacal y podía ser causante de sobrepeso si se consumía con regularidad. Las personas empezaron a desayunar cereales, pues buscaban alternativas saludables.

Dos compañías, Kelloggs y Post, tenían propuestas rápidas (y saludables, según los estándares de la época): los cereales. Estos productos se fabricaban a base de hojuela de maíz, trigo o avena, y era necesario simplemente añadir un poco de leche para tener un desayuno saludable listo.

La historia de Kelloggs

En el año 1894, John Harvey Kellogg y su esposa lograron preparar el primer cereal en hojuelas: el trigo triturado se presionaba hasta crear una delgada hojuela, la cual era cocinada en el horno para lograr que fuera crocante. Ellos no incluyeron azúcar en esta receta.

En el año 1896, junto a su hermano Will, John abre una clínica para bajar de peso, en donde se usaban sus hojuelas como técnica principal para perder peso. En unos pocos años, su clínica The Battle Creek Sanitarium March, atendía hasta 400 pacientes al mismo tiempo(1).

Dato curioso:

En el año 1925, la marca de cigarrillos Lucky Strike lanzó una campaña publicitaria en la que anunciaba que fumar ayudaba a las mujeres a adelgazar.

Hojuelas de azúcar

Diez años después, Will añade azúcar a su receta de hojuelas de trigo, John estaba en contra de esto, pues así las hojuelas perdían sus propiedades dietéticas. Los hermanos discutían por esta decisión constantemente, y en el año 1922, Will registra su propia compañía bajo el nombre de kellogs.

La compañía Post, la cual se encontraba en la misma ciudad Battle Creek, hace que sus hojuelas también sean dulces al ver la reacción positiva de los consumidores, para lo cual agrega zumo de uva. Hacia el año 1970, estas dos compañías manejaban el 85% del mercado de los cereales en Estados Unidos.

La lucha contra el azúcar

El primer anuncio sobre los daños que puede causar el azúcar fue hecho en 1975 por el dentista Ira Shannon. Sus análisis demostraron que algunas hojuelas pueden estar compuestas de azúcar en un 70%(3). En aquella época los empaques de los productos no tenían tablas de valor nutricional ni calorías.

En esos años, en los show de televisión para niños se hacía publicidad a productos ricos en azúcar; en las cajas de las hojuelas estaban dibujados super héroes de moda; las madres estaban seguras que éste era un desayuno sano para sus hijos. Shannon insistió en que las hojuelas debían clasificarse como dulces.

Lea también:

El mecanismo de acción del azúcar en el organismo es similar al de las drogas. De hecho, el azúcar puede ser adictiva aún en la infancia.

Los opositores

Los fabricantes de cereales, cuyas ganancias eran de 5 000 millones de dólares (en cifras de los setenta) se resistían a escribir el porcentaje de azúcar en las cajas de sus productos y tampoco querían disminuir los niveles de azúcar. Las empresas no se pronunciaban sobre los daños que el azúcar podía causar (1).

Pasaron 15 años antes de que Estados Unidos notara la obesidad infantil (cuya causa eran las hojuelas) y obligara a los fabricantes a publicar las tablas de valores nutricionales. Luego se prohibió la publicidad en los shows infantiles. Al mismo tiempo, estas compañías fortalecieron su presencia en otros países.

La situación actual

La producción de Kelloggs (y sus marcas Corn Flakes, Special K, Fruit Loops y muchos más) y General Mills, la cual un tiempo fue parte de la tabacalera Phillip Morris y que compró a Post (marcas como Gold Flakes, Oatmeal Crispy otros), se distribuye por todo el mundo.

En Estados Unidos es obligatorio publicar las tablas con los valores nutricionales y contenido del producto, no pasa lo mismo en todo el mundo. Estas empresas gastan millones de dólares en publicidad para que las personas de los países en vía de desarrollo crean que las hojuelas y el musli son saludables.

***

Gracias a las hojuelas de azúcar, las cuales fueron el primer alimento en la historia que se vendía ya preparado, en Estados Unidos se introdujo una ley para obligar a los fabricantes a publicar el contenido y valor nutricional de sus productos. En contraste, estas empresas se expanden hoy en otros países.

Fuentes literarias:

  1. Salt Sugar Fat: How the Food Giants Hooked Us, source
  2. Kellogg Company, Wikipedia Article, source
  3. Brand name guide to sugar : sucrose content of over 1,000 common foods and beverages, source

Fecha de la primera publicación:

  • 10 de diciembre de 2013

Añadir nuevo comentario: