El deporte y los fumadores post image

El deporte y los fumadores

Explicación científica de cómo fumar dificulta y afecta el crecimiento muscular. Todo sobre por qué el tabaquismo disminuye la efectividad de los entrenamientos de fuerza.

¿Son compatibles el cigarrillo y el deporte?

Por un lado, ya es bien conocido que, en general, fumar es perjudicial para la salud. Por el otro, 1.000 millones de personas adultas fuman alrededor del mundo, lo que corresponde a un 20% de la población. De estos fumadores, 800.000 son hombres(1). Muchos de ellos no pueden vencer este hábito, sin embargo, hacen deporte.

A los fumadores siempre les ha interesado si el tabaquismo tiene un verdadero impacto negativo en el crecimiento muscular y qué sucede cuando se fuma un cigarrillo inmediatamente después de entrenar. La respuesta corta, pero certera, es que efectivamente fumar perjudica los entrenos y hacerlo luego de ejercitarse sólo empeora la situación.

Cigarrillo y deterioro del metabolismo

Las investigaciones han demostrado que en las personas que fuman con regularidad se producen cambios metabólicos a nivel celular, se entorpece la producción de proteínas y disminuye la actividad de los genes, lo que causa sarcopenia (degeneración muscular y pérdida de la fuerza)(2). Literalmente, el cuerpo de un fumador envejece más rápidamente.

Además, el tabaquismo propicia el desequilibrio del sistema hormonal de las personas que hacen deporte. Crecen los niveles de la hormona del estrés (de cortisol principalmente), igualmente disminuye la producción de testosterona(3), así como otras anomalías a nivel hormonal que perjudican el crecimiento y mantenimiento de los músculos.

Influencia del cigarrillo en el crecimiento

Fumar trastorna los procesos de asimilación del oxígeno, la falta de éste en el organismo afecta directamente el crecimiento muscular. Los fumadores desarrollan pulmones con menor capacidad y la nicotina y demás sustancias químicas disminuyen la actividad del flujo sanguíneo, hechos no favorecedores para ningún deportista.

En el cigarrillo, el elemento más perjudicial para los músculos es el monóxido de carbono (dióxido de carbono). Una vez en la sangre, éste se une con la hemoglobina, deteriorando la capacidad que tienen los glóbulos rojos para transportar oxígeno. Como resultado, los músculos, al igual que todo el cuerpo, sufren de falta de oxígeno.

Efectos del cigarrillo en el corazón

En promedio, el corazón de un fumador late un 30% más rápido que el de una persona no fumadora, este fenómeno aumenta la presión arterial y crea una carga adicional sobre el sistema cardiovascular durante el ejercicio. Estos hechos se hacen evidentes en la disminución de la fuerza y en el aumento de la fatiga y el cansancio al entrenar.

Debido a que los pulmones y el sistema respiratorio funcionan de forma poco efectiva (ya que en ellos hay hollín), los deportistas experimentarán falta de aliento y aumento de la carga sobre el corazón. Un fumador crónico puede llegar a correr una maratón, pero al hacerlo, llevará a su corazón al límite de su capacidad.

Cansancio e insomnio

Posterior a la efímera relajación que les proporciona el tabaco a los fumadores, las personas tienden a sentirse estresadas, este efecto es producido por la falta de nicotina. Definitivamente, fumar produce una gran carga sobre el sistema nervioso, lo que finalmente causa irritabilidad y fatiga, fenómenos que son perjudiciales para el sueño.

Además de lo anteriormente mencionado, la nicotina frena el efecto de la hormona del sueño melatonina, por lo cual a un fumador le toma más tiempo quedarse dormido y tener un sueño profundo. Ya es conocido que la mala calidad del sueño influye negativamente en los procesos de recuperación muscular después de haber entrenado.

Enfermedades causadas por el cigarrillo

Los daños que los cigarrillos causan a la salud no pasan desapercibidos. El tabaquismo aumenta 23 veces (!) el riesgo de que un hombre sufra cancer de pulmón, hace que los vasos sanguíneos se estrechen y la sangre se torne más densa, lo que conlleva a la obstrucción de las vías sanguíneas y aumenta la posibilidad de desarrollar venas varicosas(4).

El mayor problema que evita la concientización de los fumadores es que la acción destructiva de los cigarrillos se evidencia paulatinamente: las personas no se dan cuenta de que su organismo se deteriora. Un solo cigarrillo no causa mayor daño, sin embargo, fumar constantemente mata de forma lenta pero segura.

¿Cómo dejar de fumar?

El tabaquismo es una adicción de tipo social. Ésta se forma bajo la influencia de otras personas y es posible deshacerse de ella en un par de semanas, ya que la dependencia física a la nicotina es baja. Es necesario sintonizarse en la onda de que dejar de fumar es un cambio positivo y concientizarse de que abandonar esta dependencia es fácil.

Lo más difícil es no caer en la tentación al ver fumadores o al experimentar situaciones que antes lo impulsaban a fumar. Es por esto que durante las primeras dos semanas, mientras intenta abandonar este hábito, es importante no recaer en viejas costumbres y esforzarse por encontrar hábitos nuevos y saludables: esta es la clave del éxito.

***

Fumar evidentemente perjudica el sistema cardiovascular y respiratorio, disminuye la resistencia y la capacidad de realizar deportes o entrenamientos de alta intensidad. El tabaquismo entorpece los procesos de asimilación del oxígeno, perjudica la producción de proteínas, propicia el envejecimiento prematuro y pérdida muscular.

Bibliografía:

  1. World Health Organization, Tobacco Smoke Profiles, source
  2. Smoking impairs muscle protein synthesis and increases the expression of myostatin and MAFbx in muscle, source
  3. Effect of cigarette smoking on levels of bioavailable testosterone in healthy men, source
  4. Health Effects of Cigarette Smoking, source

Añadir nuevo comentario: