Máquinas de gimnasio post image

Máquinas de gimnasio

La historia del surgimiento de las primeras máquinas de gimnasio en el siglo XIX. Todo sobre por qué las máquinas no ayudan a aumentar la masa muscular.

Gymnasticon

Se considera que la primera máquina de gimnasio fue el Gymnasticon, la cual fue creada por el fisiólogo y ortopedista francés Nicolas Andry en el año 1741(1). Esta primera máquina permitía activar un mecanismo con pilones de engranaje con ayuda de los brazos y las piernas.

El siguiente paso en la evolución de las máquinas se dio en el año 1876 cuando el científico sueco Gustav Zander presentó un sistema de entrenamientos físicos efectuados con máquinas(2). Después de unos años, sus máquinas empezaron a venderse en más de 140 países a precios bastante elevados.

El gimnasio del Titanic

Los pasajeros de primera clase del famoso trasatlántico Titanic, (el cual zarpó del puerto de Liverpool por primera y única vez el 12 de abril de 1912) tenían acceso a un gimnasio que contaba con las máquinas más modernas de la época para realizar entrenamientos.

El “Gimnasium” contaba con máquinas de remo, bicicletas estáticas, e incluso aparatos que imitaban el movimiento al montar caballo y camello. Las mujeres y los hombres no podían ir al mismo tiempo al gimnasio, se permitía el acceso para mujeres de 9:00am a 12:00am y de 2:00pm a 6:00pm para hombres.

Las primeras máquinas de gimnasio

A principios del siglo XX, la mayoría de personas no podían imaginar que para tener buen estado físico se podía entrenar con ayuda de máquinas. Luchar contra el sobrepeso, así como intentar marcar el abdomen, eran prioridades que interesaban a muy pocos.

Las máquinas hechas a mano con materiales altamente costosos eran usadas en barcos trasatlánticos para los pasajeros de primera clase y en los Spas de lugares turísticos (en ambos casos, sólo para la elite). Estas personas nunca pudieron imaginar que su uso se difundiría en cada casa de la clase media.

El renacimiento del fitness

Se considera que el norteamericano Arthur Jones fue el primer fabricante de máquinas de gimnasio modernas y el fundador de la compañía Nautilus. A principios de la década de los setenta, él presentó la Blue Monster, máquina que permitía ejecutar ejercicios básicos para bodybuilding(3).

Fueron precisamente las máquinas producidas por la compañía Nautilus las que hicieron populares a los entrenamientos de fuerza, la cultura del fitness y los aeróbicos, actividades que daban sus primeros pasos en aquella época: Jane Fonda lanzó su curso de videos y Arnold Schwarzeegger llegó a Estados Unidos.

Las ventajas de los entrenamientos de fuerza

Arthur Jones declaró en sus entrevistas que supo de las máquinas de Gustav Zander varios años después de haber fabricado sus propias máquinas. Según las palabras de Jones, el objetivo de sus máquinas era facilitar y optimizar los efectos de los entrenamientos de fuerza

El sistema de poleas presentado por Nautilus permitía mantener el músculo tensionado durante toda la amplitud del movimiento, lo cual era bastante revolucionario en su época. Además, esta compañía creó una máquina que imitaba el movimiento del pullover, el cual amplía la caja torácica.

Máquinas caseras

Se considera que Joe Weider fue la primera persona que adaptó las máquinas para su uso en casa. La compañía Weider (fundada por el mismo) publicitó estas máquinas a través de sus revistas de ejercicios, fitness y bodybuilding: Muscle & Fitness, Flex, Men’s Fitness y Shape.

El objetivo de las revistas era puramente publicitario, hecho que posibilitó que los productos de esta compañía conquistaran el mercado. Weider fue la primera persona que dio trabajo a Schwarzeegger en Estados Unidos, a quien le pagaba 100 dólares a la semana por escribir artículos sobre las ventajas de los suplementos Weider.

¿Se puede aumentar el volumen de la masa con máquinas?

Para las compañías de fitness, las máquinas son una forma increíble de ganar dinero. A diferencia de las barras y las mancuernas, las máquinas pueden ser patentadas, lo cual permite venderlas a cualquier precio, fundamentando los costos de las investigaciones y la innovación.

Sólo una persona a quien le están pagando, puede “mentir” diciendo que logró aumentar el volumen de su masa muscular con ayuda exclusiva de las máquinas de gimnasio, pues las máquinas son incapaces de reemplazar el entrenamiento con pesos libres. Un ejemplo de esta publicidad es el mismo Schwarzeegger.

***

Las máquinas de gimnasio fueron creadas en Europa durante el siglo XVIII; sin embargo, éstas se hicieron populares en Estados Unidos hacia los años setenta. Es importante recordar que la industria de las máquinas está interesada, no en la efectividad de sus productos, sino en las ganancias que éstas pueden producir.

Fuentes literarias:

  1. Nicolas Andry, Wikipedia Article, source
  2. Gustav Zander, Wikipedia Article, source
  3. Titanic’s 1st Class Gym, source
  4. The Rise of the Machines, The New York Times, source
  5. Joe Weider, Creator of Bodybuilding Empire, Dies at 93, source

Fecha de la primera publicación:

  • 23 de mayo de 2014

Añadir nuevo comentario: