Los 7 mitos sobre el fitness post image

Los 7 mitos sobre el fitness

Los siete mitos más difundidos sobre el fitness que han sido refutados por los últimos estudios científicos. Todo sobre cómo adelgazar y aumentar masa muscular correctamente.

1: Entrenar dependiendo de la contextura

A mediados de la década de los noventa, se hizo muy popular la idea de que las personas se clasifican en uno de los tres grupos de contexturas corporales (endomorfos con tendencia a engordar, altos y delgados ectomorfos o atléticos mesomorfos) y se recomendaban dietas y rutinas diferentes para cada tipo.

Las más recientes investigaciones científicas refutan este mito, y demuestran que la velocidad del metabolismo también depende de factores como el p-ratio (porcentaje de absorción de proteína por los músculos) y la capacidad de recuperación muscular; no influyen la estatura ni tampoco su estructura ósea.

2: Entre más entrenamiento, mejor

En la década de los años 30, se consideraba que para deshacerse del sobrepeso, era necesario mantener un estilo de vida sedentario y hacer dieta. Está lógica se fundamentaba en el hecho de que es más fácil limitar el consumo de calorías que someter al organismo a actividad física.

Han pasado casi 90 años, y las personas ahora consideran que hay que adelgazar trabajando duro: reducir el consumo de calorías y correr 10 km al día. Obviamente, este método es erróneo. Tal y como se hace para aumentar el volumen de la masa muscular: 2-3 entrenamientos básicos a la semana son suficiente.

3: Cardio para quemar grasa

A pesar de que los aeróbicos, la natación, el trote y otras actividades físicas mejoran la resistencia y hacen que nuestro organismo sea más saludable (y lo hacen evidente), la lógica y el impacto de los entrenamientos para perder peso han sido mal interpretados.

El 70-75% de la energía que el organismo demanda, es gastada en el funcionamiento metabólico; mientras que el gasto energético, producto del deporte, representa el 25-30%: una hora más de entreno no cambiará este porcentaje ni hará que se queme grasa más rápido. La verdad es que para adelgazar, hay que hacer dieta.

4: Tabletas y pastillas para adelgazar

Entre los componentes de las pastillas para adelgazar de los años 50, estaban las anfetaminas, la cafeína, hormonas tiroideas, e incluso, en ocasiones, barbitúricos. Las personas, obviamente, se llenaban de energía y adelgazaban; sin embargo, las repercusiones en la salud eran serias y generalizadas.

El deseo de adelgazar sin hacer dieta, a costa del aceleramiento metabólico como consecuencia del uso de estas pastillas, no puede existir sin repercusiones. Toda la historia de suplementos para adelgazar consta de descubrimientos de nuevas fórmulas, y una prueba del daño de dicho medicamento años después.

5: El daño de los productos grasosos

Los fabricantes de alimentos han hecho todo lo posible para hacer creer al consumidor que para adelgazar, sólo es necesario comenzar dietas libres de grasas.  Además, la idea acerca de los daños del colesterol ha sido absolutamente mal interpretada.

La norma de consumo de grasas es de 50-100 gr al día. Aproximadamente el 80% del colesterol es producido por el mismo cuerpo, mientras que el 20% restante es recibido de la comida. Dejar de consumir grasas para hacer dietas ricas en carbohidratos se ha convertido en una de las principales causas de obesidad en el mundo.

6: El yoga y pilates son “cosa de mujeres”

Una contextura corporal atlética no sólo supone músculos grandes, sino también fortalecer los tendones (tejidos conectivos fibrosos que unen los músculos con los huesos) y mantener el cuerpo en posición óptima (postura deportiva). Vivir en una oficina y llevar un estilo de vida sedentario hacen de esto una tarea difícil.

La corrección de la postura es un proceso largo que debe incluir, no sólo ejercicios, sino diferentes tipos de estiramiento. El yoga y el pilates pueden resolver óptimamente este problema y mejorar significativamente la postura corporal, optimizando el crecimiento muscular debido a la regularización del flujo sanguíneo.

7: La efectividad de las máquinas

Para los fabricantes de implementos de gimnasio, las máquinas se han convertido en un método muy bueno de hacer dinero. A diferencia de las barras y las mancuernas, las máquinas pueden ser patentadas, lo cual les permite venderlas a cualquier precio sustentando las investigaciones científicas que llevaron a su elaboración.

Los principiantes, que generalmente no sienten el trabajo de los pectorales al hacer press de pecho acostado, o de los dorsales al hacer dominadas, no deberían usar máquinas que imiten el press de pecho o polea al pecho. Las máquinas son muy buenas para deportistas experimentados.

***

Los postulados modernos del fitness afirman que para lograr el crecimiento muscular es necesario alimentarse bien, entrenar intensivamente, pero no todos los días; para adelgazar, se debe reducir el consumo de calorías y llevar un estilo de vida relajado. Sin embargo, aún hoy, hay personas que prefieren creer en mitos.

Fecha de la primera publicación:

  • 4 de septiembre de 2014

Añadir nuevo comentario: