¿Cómo abandonar el azúcar? post image

¿Cómo abandonar el azúcar?

Aprender a controlar el antojo de los alimentos con harina y dulces es fundamental para perder peso. Método simple para de rechazar el azúcar y otras fuentes de carbohidratos simples.

¿Cómo abandonar el azúcar?

Los estudios científicos demuestran que el azúcar, el dulce y la harina causan una dependencia relativamente fuerte: una persona se acostumbra al azúcar tanto físicamente (el sabor natural de los productos comienza a parecer demasiado insípido) y psicológicamente (el hábito del estímulo del cerebro al comer alimentos azucarados). Es por eso es tan difícil rechazar el azúcar.

Desafortunadamente, el consumo excesivo de dulces no solo perjudica a la figura y conduce al aumento de peso, sino que también altera gravemente al metabolismo, lo que aumenta la posibilidad de desarrollar diabetes y otras enfermedades. De hecho, un rechazo completo del azúcar (al menos, de los carbohidratos de absorción rápida) es el primer paso en el camino hacia un estilo de vida saludable y una nutrición adecuada.

¿Por qué los dulces gustan tanto?

El problema de los alimentos dulces y la harina no es tanto por su aporte de calorías. Una cucharada de azúcar en el té contiene solo 20-25 Kcal; sin embargo, este té si se toma en el desayuno con el estómago vacío, en unos minutos le dará una sensación fuerte de hambre.

Si se encuentra en ayunas, primero el azúcar  aumentará dramáticamente el nivel de glucosa en la sangre, pero a  la media hora este nivel disminuirá también de forma brusca, como resultado tendrá unas inevitables ganas del mismo estímulo y correrá a la heladera por algo dulce.

Si intenta matar el hambre con una galleta,  o algún producto de panadería, el nivel caerá en el mismo ciclo otra vez, hasta que empieza a notar los rollitos en su cintura. La situación se ve agravada por el hecho de que los cambios bruscos en los niveles de azúcar en la sangre perjudican el metabolismo normal, lo que hace que el cuerpo sea menos sensible a la insulina y de lugar al desarrollo de diabetes.

Cómo abandonar el azúcar: paso a paso

Es importante entender que el rechazo del azúcar, los dulces y la harina es un proceso gradual, y se debe proceder de la misma manera que si se tratase del alcohol o del tabaco. Hágase una idea de que se necesitan alrededor de 3 a 4 semanas para lidiar con la fase aguda de la adicción. Luego de este tiempo, comenzarás a mirar los productos con azúcar con calma, permitiéndote algún dulce, chocolate o pasteles de vez en cuando, pero sin caer en el exceso. El beneficio inmediato será el hecho de que se deshinche y reduzca el peso corporal.

  • Primera semana: rechazar los refrescos y los jugos dulces, deje de agregar las cucharaditas extra de azúcar al té y al café. Si no puede beber té negro completamente sin azúcar, tómelo con una gota de miel o cambie a té de hierbas. A el café puede agregarle leche y su sabor ya perderá el dejo amargo.
  • Segunda semana: deshágase de las reservas de harina y dulces de la alacena, deje de hornear o comprar productos de panadería. Intente eliminar los productos dulces del “campo de visión”, especialmente a mano en el sillón o cerca del lugar de trabajo. Recuerde que algunas frutas deshidratadas contienen una gran cantidad de azúcar en su composición, no se autoengañe comiendo grandes cantidades de estos alimentos “saludables“.
  • Tercera semana: aprender a ver el “azúcar escondida”. Preste atención a la composición de los productos (cereales para el desayuno, salsa de tomate e incluso yogurts dietéticos que contienen azúcar en su composición), y estudie sus sinónimos en las etiquetas: los fabricantes de alimentos industriales suelen ser engañosos, pueden incluir leyendas como “sin azúcar agregado”, pero utilizan sustancias como la fructosa, jarabe de glucosa, glucosa, maltodextrina, dextrosa, jarabe de agave, miel, todos estos son carbohidratos simples muy similares al azúcar.

“No puedo abandonar lo dulce …”

Las consecuencias típicas de un repentino rechazo del azúcar son mal humor y un sentimiento de mareo. Si en los primeros días te parecerá que todos tus pensamientos son exclusivamente sobre dulces, no puedes concentrarte y tienes pensamientos ruidosos en tu cabeza; entonces quiere decir que vas por el buen camino y tu cuerpo se está recuperando. Sólo necesita un tiempo para acostumbrarse a bajar el azúcar en la sangre.

No abuse de los edulcorantes; de hecho, estos sustitutos del azúcar sólo le recuerdan al cerebro el sabor dulce. Incluso algunas investigaciones afirman que los edulcorantes desencadenan en el cuerpo la misma reacción hormonal, es decir no van a aportar calorías pero si modifican los niveles de testosterona por ejemplo. En los momentos en que le invada la ansiedad, tome una ducha caliente, medite o salga a caminar. La solución más rápida es correr unos 20 minutos a un ritmo moderado, literalmente lo devuelve a la vida. Utilice el cardio como una herramienta para devolver la insulina a la normalidad.

¿Es posible abandonar para siempre el azúcar?

Contrario al mito popular, el cerebro humano no necesita de azúcar pura para su correcto funcionamiento: el cuerpo es capaz de sintetizar  glucosa a partir de carbohidratos complejos (por ejemplo, trigo sarraceno, quinoa y otros pseudo-cereales). En otras palabras, no puede haber consecuencias negativas para la salud rechazar el azúcar, por el contrario, el efecto positivo será la reducción de la grasa corporal y la pérdida de peso.

La principal ventaja para la salud en el rechazo de los carbohidratos rápidos (es decir, el azúcar, el dulce y la harina) es que, una semana después, aprenderá a distinguir entre la sensación real de hambre y la ansiedad causada por las fuertes caídas en los niveles de glucosa en la sangre. De hecho, los niveles de la hormona del hambre, la leptina, se regularizarán y comenzará a comer menos sin experimentar molestias asociada a la dieta o la restricción de calorías.

¿Es necesario dejar el azúcar por completo?

No, dado que es casi imposible abandonar completamente el azúcar y otros carbohidratos rápidos de los alimentos, es mejor aprender a consumirlo con calma y periódicamente en cantidades adecuadas. Sin embargo, es importante ver a los alimentos dulces no como una fuente constante de placer o estímulo, sino más bien un como un producto moderadamente peligroso.

Al comer un pastel pequeño o tomar una taza de café con azúcar, no te pasará nada fatal. Sin embargo, comer una caja de bombones o caramelos de chocolate o comer un litro de helado frente al televisor es otro tema. Recuerde que no es el azúcar en sí lo que es perjudicial para la salud sino su consumo excesivo y constante.

***

El abandono del azúcar es un proceso gradual similar al de una adicción, para ello,  en primer lugar debe cambiar su actitud hacia los dulces y abandonar la indiferencia y el exceso. Después de todo, no es el azúcar en sí lo que es perjudicial, sino su uso regular  y los “atasco” con dulces generalmente relacionado a problemas emocionales.

Fuentes de información

  1. Adicción al azúcar. ¿Mito o realidad? Fuente
  2. El consumo del azúcar y las consecuencias en la salud humana. Fuente
Loading...

Añadir nuevo comentario: