Frutas deshidratadas: ¿Sí o no? post image

Frutas deshidratadas: ¿Sí o no?

Las frutas deshidratas son recomendables para personas que mantienen actividades físicas diarias y como colación entre comidas ¿Qué frutos deshidratados comer y cuáles es mejor excluir de nuestra dieta?

Frutas desecadas o deshidratadas: ¿Sí o no?

La mayoría de personas piensa que las frutas deshidratadas son un buen alimento para consumir entre comidas y que ayudan a adelgazar. La lógica se basa en el hecho que las frutas frescas son beneficiosas y por lo tanto los frutos desecados deben serlo también. Como resultado, muchos incluyen los frutos deshidratados en su dieta para perder peso.

Sin embargo, debido a el agregado de azúcares y jarabes, sería más realista clasificar a los frutos deshidratados no como frutas sino como dulces-postres. Además, como resultado de los procesos industriales a los que son sometidos, si bien no todos los nutrientes se pierden, algunas vitaminas desaparecen de su composición y quedan en mayor parte fibras, azúcares y en algunos casos conservantes. Es verdaderamente reducida la cantidad de frutos deshidratados que pueden considerarse beneficiosos.

Los siete pasos principales para luchar contra la dependencia al azúcar. Todo sobre cómo aprender a controlar los antojos por lo dulce.

 ¿Cómo se hacen los frutos deshidratados?

Al deshidratar una fruta, esta pierde alrededor del 75% de su peso original por lo que 25g de fruta deshidratada equivalen a 90-120g de fruta fresca (dependiendo de la fruta). Casi todas las pasas de uva y otros frutos que se se venden en supermercados convencionales  son tratan con dióxido de azufre (denominado E220) para extender su período de conservación y darles su color dorado característico(1). Recuerde que el color natural de las pasas rubias, damascos y duraznos es más cercano al mostaza, no dorado ni amarillo.

A su vez, algunos frutos como los higos son comúnmente tratados con aceites vegetales de baja calidad, los cuales brindan una protección contra factores externos, entre ellos la sequedad, y dan el brillo característico a este producto. La peor parte es el agregado de azúcar donde las cantidades necesarias para este proceso son de alrededor del doble de la cantidad de fruta a cristalizar.

¿Vitaminas y minerales en los frutos secos?

El método tradicional para producir frutos secos es por medio del secado al sol. Sin embargo, la producción industrial recurre a procedimientos más “efectivos” y rápidos. Si bien las frutas deshidratas de manera natural o con máquinas son ricas en vitaminas A y varias del grupo B, pierden la mayor parte del contenido de la vitamina C presente(1).

Respecto a los minerales se conservan y se concentran prácticamente su totalidad, siendo el calcio, hierro magnesio fósforo y potasio los que destacan. Si las comparamos con los jugos, se consideran más nutritivas y además conservan la cantidad de fibra, lo que aumenta el nivel de saciedad (se reduce el apetito) simultáneamente a menor número de calorías.

En el caso de los bananos (platanos, guíneos) , éstos usualmente son cocinados en aceite vegetal (comúnmente en aceite de girasol de baja calidad) y luego son tratados con fenoles (compuestos orgánicos aromáticos) para conservar el color. Claramente no es deseable incluir este tipo de grasas en la dieta, por lo que no se consideran la mejor elección de este tipo de frutas.

Productos químicos en los frutos secos

Los estándares de seguridad alimenticia de la mayoría de países exigen que los frutos secos sean tratados químicamente debido a que este proceso garantiza la eliminación de bacterias y la extensión de la vida útil del producto. En teoría, la concentración de estas sustancias está estrictamente específicada y se incluyen dosis que son absolutamente “seguras” para la salud humana.

Sin embargo con nuevas tecnologías se ha logrado que no sea necesaria esta adición de productos químicos, seguramente esto este especificado en la etiqueta, y cualquier dietista va a estar de acuerdo en que siempre va a ser mejor que no estén presentes.

Las razones por las que las dietas bajas en carbohidratos son efectivas. Menú bajo en carbohidratos: recomendaciones prácticas.

Materia prima de frutas deshidratadas

Generalmente, entre más baratos sean los frutos secos, más preguntas pueden surgir alrededor de los mismos: sería ingenuo pensar que los fabricantes están trabajando a pérdida. Lo más probable es que algo haya sucedido con una parte de la materia prima (frutas frescas) y ésta haya sido convertida en frutos secos para ser vendidos rápidamente.

Por otro lado debe considerarse que en los procesos de fabricación, existe una reducción muy importante de peso y volumen. Esto genera una reducción al mínimo en costos de almacenamiento, empacamiento y transporte, además de que no se necesitan instalaciones especiales para su almacenamiento posterior.

¿Qué frutos deshidratados engordan?

En caso de querer bajar de peso, es recomendable comprar sólo frutos secos obtenidos como resultado de secado, evitando así productos caramelizados o con agregados de azúcar. En este caso, los más comunes de encontrar son: uvas, dátiles, ciruelas, manzanas y peras. En el caso de la piña, el kiwi y otras frutas exóticas desecadas generalmente el agregado de azúcar es mayor, evítelos. Los chips de bananas pueden estar permitidos dependiendo de la calidad del aceite empleado, en su fabricación.

Además, se aconseja leer detenidamente la información contenida en la etiqueta del producto. Elija sólo frutos secos con certificado “bio/organico”, el cual garantiza que la tecnología implementada en la fabricación ha reducido el uso de productos químicos. También es recomendable tener como buena costumbre, hacer sus propias mezclas  junto con frutos secos, como una opción entre las comidas y evitar otros snacks menos saludables.

***

Las frutas deshidratas son recomendables para personas que mantienen actividades físicas intensas, o deportes que requieren alta exigencia física. Se deben evitar frutas deshidratas que tengan agregado de azúcares, por ejemplo el kiwi y la piña, y procurar opciones más naturales como damascos y pasas de uva sin agregados. Son una buena fuente de vitaminas, minerales y fibras, pero también de calorías por lo que no son la mejor opción si tu objetivo es la pérdida de peso.

Referencias bibliográficas:

  1. ¿Frutas frescas o frutas deshidratadas? Carolina Department of Agriculture
    and Consumer Services Food and Drug Protection Division. Fuente
  2. Fruta deshidratada — Encuentro nacional de desarrollo comunitario. Fuente

Añadir nuevo comentario: