La hormona leptina y obesidad post image

La hormona leptina y obesidad

Un alto nivel de la hormona leptina es la razón principal por la que a las personas con sobrepeso les resulta difícil perder grasa. Todo sobre cómo la leptina afecta el apetito y la pérdida de peso.

¿Qué es la leptina?

La leptina es una de las hormonas clave que regulan el metabolismo energético en el cuerpo humano y afectan directamente tanto a la sensación de saciedad como a la sensación de hambre. Las grasas están estrechamente relacionadas con la síntesis de hormonas,y gracias a la leptina, el cerebro recibe información indirecta sobre cuánto peso corporal y cuánta energía se almacena en el tejido adiposo(1).

Los estudios científicos muestran que la obesidad está asociada con un metabolismo deficiente de la leptina en el cuerpo y al desarrollo de una resistencia hacia ella (2). El cerebro, como si dejara de “ver” el exceso de grasa, comienza a creer que está al borde de la inanición, lo que resulta en un fuerte aumento del apetito. Sin embargo, la mayoría de las dietas solo exacerban la situación y destruyen los músculos.

Todo sobre el funcionamiento del metabolismo y la efectividad de acelerarlo para adelgazar. ¿Cómo acelerar el metabolismo?

¿Cómo funciona la leptina?

La leptina es un regulador clave del apetito (junto con la hormona grelina): el nivel normal de estas hormonas informa al cerebro de que hay suficiente energía en el cuerpo, lo que inhabilita la sensación de hambre. Al mismo tiempo, la disminución del nivel de leptina se convierte en una señal de que la energía terminará pronto y es necesario buscar de forma urgente una “asistencia “.

La diferencia clave entre la grelina y la leptina es que el nivel de grelina depende directamente de la ingesta de alimentos (antes de comer, su nivel es más alto y después de comer más bajo), y el nivel de leptina depende del número total de células grasas en el cuerpo. La adhesión a una dieta restringida en calorías aumenta los niveles de grelina, afectando directamente el hambre persistente.

El vínculo entre la leptina y la grasa.

En teoría, un nivel alto de leptina debería decirle al cerebro que hay una cantidad significativa de energía en las células grasas. Desafortunadamente, si hay reservas significativas de grasa (esto ocurre en personas con obesidad), el mecanismo falla. El cerebro deja de recibir la señal de esta hormona y comienza a creer erróneamente que las calorías adicionales son sumamente necesarias para una persona.

El resultado es la aparición de trastornos de sentimientos de hambre desenfrenado y el deseo de comer todo lo que está a la vista. Desafortunadamente, el mecanismo funciona en un círculo cerrado: cuanto más grasa acumula el cuerpo de una persona, peor es la percepción del cerebro al ver esta grasa y más activamente la obliga a buscar comida (2). El resultado es un progreso de la obesidad.

¿Por qué sientes tanta hambre cuando haces dieta?

Si una persona con sobrepeso comienza a seguir una dieta con una restricción calórica significativa, aproximadamente 2 a 4 días después del inicio de la dieta, el nivel de leptina desciende bruscamente. Sin embargo, el cerebro, como antes, es incapaz de entender que las reservas de grasa subcutánea e interna son suficientes y, nuevamente se preparan para un agudo sentido del hambre.

La situación se ve agravada por el hecho de que paralelamente , el cuerpo entra en el “modo de ahorro de energía”: los procesos metabólicos (incluida la síntesis de hormonas sexuales) se ralentizan al máximo, la eficiencia disminuye y aparece la somnolencia. El resultado – un estado de salud terrible y un apetito salvaje. Es por eso que a la mayoría de las personas con sobrepeso le es tan díficil comenzar con esta rutina.

¿Por qué es más difícil para las mujeres perder peso?

Dado que el nivel normal de leptina en las mujeres es 2-4 veces más alto que en los hombres (4), las mujeres tienen mucho más chances de caer en la “trampa de la leptina” tratando de perder peso debido a la reducción en la cantidad de alimentos y la adherencia a dietas estrictas. Tratando de superarse a sí mismas y suprimir la sensación de hambre, solo disminuyen su metabolismo aún más, provocando que al mínimo consumo de calorías el cuerpo las almacene en formas de grasa.

Es un hecho que lo más efectivo para los hombres es perder peso debido a la dieta y las mujeres, debido al entrenamiento físico activo y al cardio para quemar grasa. Sin embargo, desafortunadamente, las dietas para bajar de peso se consideran a menudo como un tema “femenino”, mientras que el entrenamiento físico está más relacionado con lo masculino.

La leptina y el desarrollo de la diabetes.

El consumo regular de grandes dosis de carbohidratos simples (incluido el azúcar, las frutas dulces, el pan, los dulces, los pasteles, el arroz blanco, las papas) es un factor clave para alterar el metabolismo normal (3). Gradualmente, el cerebro se acostumbra a niveles crónicos de glucosa en la sangre, reduciendo tanto la sensibilidad a la insulina como los niveles de leptina.

Los estudios científicos sugieren que un alto nivel de leptina es el primer paso hacia el desarrollo de diabetes de segundo grado en humanos. A su vez, la diabetes altera la capacidad del cuerpo para usar adecuadamente la energía de los carbohidratos de los alimentos, como resultado el cuerpo trata de deshacerse de las calorías lo más rápido posible almacenándolas en forma de grasa.

¿Qué alimentos debo consumir para regular la leptina?

Para devolver la capacidad del cuerpo para responder adecuadamente a la leptina (y la insulina), se requiere tanto entrenamiento físico regular como el abandono casi completo de los carbohidratos simples (rápidos) , sin embargo no se recomienda una fuerte restricción en la ingesta calórica. La dieta más simple en este caso es la basada en alto contenido de proteínas o también dieta ceto-génica o la dieta libre de carbohidratos.

Además si bien no existen alimentos específicos que contengan leptina algunos ayudan regular los niveles de esta hormona. Estos son: las toronjas o pomelo, los granos enteros, el brócoli, el pescado, las almendras, las espinacas y las zanahorias.

***

Los procesos de quema y acumulación de grasa están muy relacionados con la leptina; de igual forma, bajar los niveles de esta hormona es una reacción de defensa del organismo. En nuestras próximas publicaciones hablaremos sobre métodos para engañar al organismo.

Fuentes literarias:

  1. Positional cloning of the mouse obese gene and its human homologue, source
  2. Serum immunoreactive-leptin concentrations in normal-weight and obese humans, source
  3. Gender differences in serum leptin levels in humans, source
  4. The Ultimate Diet 2.0, Lyle McDonald
Loading...

Añadir nuevo comentario: